¿Cómo hacer un balance de fin de año (emocional)?

¿Qué es un balance de fin de año y qué nos aporta?

Hacer un balance del año que termina nos permite poner en orden nuestros pensamientos, ayudarnos a comprender todo aquello que ha ocurrido y a cerrar etapas para poder abrir unas nuevas.

Es una oportunidad excelente para sanar, autoconocerse y crecer. Párate a pensar y permítete reflexionar sobre todo aquello que ha ocurrido, tanto lo bueno, como lo no tan bueno. Y aprende a comprometerte sobre lo que podrías haber hecho mejor para no volver a repetirlo.

Si quieres descubrir cómo puedes hacer un balance del año y establecer nuevos propósitos para el año viniente, sigue leyendo.

“Dónde una puerta se cierra, otra se abre”

Miguel de Cervantes

¿Cómo hacer un balance de fin de año (emocional)?

Tómate tu tiempo para poder reflexionar cada una de las preguntas que te propongo.

Contesta honestamente, aquí no hay respuestas correctas o incorrectas, solo tú tienes la respuesta en tu interior. Permítete conectar contigo mismo/a de forma sincera, pues solo así podrás sacar el mayor provecho al ejercicio.

A cada pregunta agrégale el ¿por qué? Profundiza en tus respuestas. Puede que no encuentres respuesta, puede que no haya una única respuesta, indaga, busca dentro de tí.

Escribe si puedes tus respuestas y déjalas escritas de tu puño y letra.

Visualiza tus objetivos, metas e intenciones.

Reflexiones de fin de año: haciendo un balance personal

1. ¿Cuáles han sido tus logros en el 2021?

2. ¿Qué errores has cometido en el 2021?

3. ¿Qué cosas no han salido según lo esperado o deseas que hubieran sido diferentes?

4. ¿Qué has aprendido de tus experiencias pasadas? (Analiza los puntos anteriores).

5. ¿Qué acciones has hecho en el 2021 que quieres seguir potenciando en el 2022?

6. ¿Qué agradeces del año 2021?

7. ¿Cómo definirías el 2021 en una frase? ¿Y en una palabra?

8. ¿Qué esperas del 2022?

Transforma tu vida: establece tus propias metas y objetivos

Como ves, se trata de establecer objetivos claros, simples, realistas y concretos.

¿Cómo establecer metas? Pasos:

  1. Qué objetivo me propongo.
  2. Cuánto tiempo le voy a dedicar al día/semana/mes…(rellena a tu gusto).
  3. Para qué lo hago: qué quiero conseguir.
  4. Cuándo lo voy a hacer. Decide el momento y ¡agéndalo!
  5. Cumple y celébralo.

Imagina que para este nuevo año, uno de tus objetivos clave es mejorar la salud.

Piensa, qué actividades te gustaría hacer/puedes hacer para conseguir ese objetivo. Un ejemplo puede ser caminar.

Así, decides “Voy a caminar, cada día después del trabajo (a las 5 de la tarde) durante 20 minutos”.

Se ha comprobado que caminar regularmente tiene muchísimos beneficios para la salud, entre ellos, mejora nuestro sistema circulatorio, reduce el colesterol y tonifica los músculos (entre otras muchísimas más ventajas, que te animo a que descubras).

Como ves, pueden ser actividades muy sencillas que no necesitan de una gran inversión ni económica ni temporal.

Es preferible ir de menos a más. Dar pasitos de bebé.

¿Por qué? Porque si nos planteamos un objetivo o meta muy ambiguo, amplio o demasiado ambicioso, será más complicado de llevarlo a cabo y tenderemos a olvidarlo/no hacerlo, por lo cual, acabaremos no solo no cumpliéndolo si no que nos sentiremos “mal” por no haberlo hecho. Es mejor, establecer un objetivo realista e ir incrementando el tiempo y dedicación paulatinamente a corto o mediano plazo.

Un balance de año permite cerrar una etapa para abrir otra. Te animo a que reflexiones sobre este año 2021 y ¡te lances al 2022 con mucho éxito!

¿Quieres conseguir gratuitamente la Guía balance de año emocional? Contacta conmigo y te la envío sin compromiso.

Si te ha gustado este contenido, puedes compartirlo

Artículos por categorías

Buscar en el blog

Novedades del blog

¿Quieres sorprenderte y descubrir de lo que eres capaz?

 ¡Pulsa aquí y da el siguiente paso hacia tu bienestar!

es Spanish
X